Sentí la llamada de la iniciativa empresarial desde muy joven. Con 16 años realicé mi primer plan de negocio, que aunque visto ahora es para reírse, lo cierto es que rebosaba iniciativa.

Posteriormente estudié un Técnico Superior de Electrónica, tras lo cual y sin estar muy satisfecho con los trabajillos que me iban saliendo, empecé a ganarme la vida de diseñador web freelance (o emprendedor, como lo llaman ahora).

Como la cosa me iba regular -no sabía bien como captar clientes- me incorporé a una empresa de telecomunicaciones infausta de cuyo nombre no quiero acordarme, donde empecé llevando cajas al SIMO y acabé como Responsable Técnico.

Durante ese tiempo, diez años nada menos, me puse a trabajar simultáneamente como autónomo, cosa que hice durante tres años, y entre otras cosas impartí clases de redes en una academia y me dio tiempo a crear dos empresas, una de informática y otra de seguridad.

Lamentablemente, hubo que cerrarlas prematuramente por la crisis. De locos. Aún así no me rendí, el espíritu libre me podía y volví a hacerme autónomo de la informática una vez más, en paralelo a mi trabajo habitual. Don erre que erre.

Finalmente, tras 10 años en la misma empresa de teleco, y múltiples aventuras profesionales simultáneas, dejé mi puesto fijo con una hipotética a las espaldas, para lanzarme en cuerpo y alma a la aventura, donde me incorporé hace 4 años al proyecto Vanadis como socio accionista y gerente de ventas.

LinkedIn | Twitter | Vanadis